Vídeos interactivos. Han llegado para establecerse.

¡Ha llegado la nueva era de los vídeos! No nos referimos a un nuevo tipo de formato, sino que realmente es una nueva manera de hacer vídeos. Se ha avanzado muchísimo desde que apareciese la primera película por aquel lejano diciembre de 1895 en Lyon (Francia) de los Lumiere, pero siempre, ya sea en blanco y negro o en color, con el espectador como sujeto pasivo. No decidía nada sobre el final de las películas.

Pero ahora ha llegado otra revolución en el cine tan o más importante que el elemento sonoro en su día o el color posteriormente. Con este tipo de vídeos, el espectador podrá cómo quiere que sea su historia o cómo quiere que acabe. Esto, evidentemente, no se podía hacer en las salas de cine tradicional, dado que había mucha gente; pero ahora, con el consumo por Internet, lo podemos adaptar a nuestros gustos, dado que podremos seleccionar prácticamente de todo. Por eso se llama “vídeo interactivo”, porque podremos interactuar con él, dejándonos llevar por nuestra imaginación.

Ya ha habido casos en los que el final de una serie proyectada por televisión lo han decidido los espectadores, aunque solo se emitía el final deseado. En cambio, con este nuevo formato, el guionista tendrá que pensar los varios caminos que podría recorrer la película en la que participa. Todos ellos se tendrán que filmar dado que todos juntos harán la película, aunque el espectador sólo verá una parte. La razón estriba en que el director y el guionista tendrán que pensar en todas las opciones que le darán al consumidor, el cual también formará parte ya del vídeo, dado que él lo montará a su gusto.

En pañales aún

Es cierto, justo ahora empiezan a salir los primeros vídeos interactivos. Por ello, es importante aprovechar esta oportunidad, ya que para el consumidor es una novedad. De ahí que aquella empresa que se atreva a realizarlos, conseguirá destacar por su novedad y, claro está, una mayor difusión de sus contenidos, dado que los consumidores lo compartirán rápidamente por las redes sociales

Este tipo de vídeos tiene varias aplicaciones ya: la enseñanza y la comercialización de productos, entre otras muchas aplicaciones. ¡Y cada día más! Con lo que en estos momentos, si se desea tener una muy buena imagen, casi es obligatorio que la empresa tenga algún vídeo interactivo en el que se presente un producto al cliente. Es entonces cuando aparece el nombre y la web de la empresa en cuestión. Si se sabe hacer un buen vídeo, las visitas a la web aumentan de manera exponencial. Según algunos estudios, más del 63% de gente que ve los vídeos interactivos acaba yendo a la web de la empresa. ¿Conoces alguna otra manera tan eficaz de conseguirlo?